Sistema agroforestal demostrativo: proyecto ECCOSUR

DomoTortuga, a través de la personeria jurídica de Mborayú, recibe el apoyo de ECCOSUR para proyectos locales de gestión socio-ambiental.

El proyecto propone la implementación de un sistema agroforestal a escala familiar en DomoTortuga, con cultivos productivos diversos en asociación con el bosque nativo existente, como modelo de producción sustentable y prácticas regenerativas de suelo, agua y biodiversidad; la implementación se integra con actividades participativas de aprendizaje e intercambio estacionales, desarrollando capacidades de manejo agroecológico, producción sustentable y conservación del bosque nativo. La propuesta tiene un abordaje holístico, basado en la cooperación y desarrollo de redes, promoviendo la experimentación de formas de economía y relacionamiento humano que generen comunidades sustentables resilientes.

Luego de recorridas y estudios del lugar, escogimos el lugar más adecuado para la implementación del sistema agroforestal, integrado al diseño de DomoTortuga.

El lugar que elegimos para el monte comestible es un espacio salvaje, con pendiente, tomado por la zarzamora, integrado a un parche de monte nativo. Realizamos el diseño del espacio del sistema agroforestal, proyectando cantidad de árboles y preferencias de especies. Especies nativas, de preferencia frutales más comunes como pitangas, guayabos y arazá, y también otras nativas como ubajai, Guabiyú, que no se encuentran en los montes de la zona. Está pensado integrar árboles de Yerba mate en la zona más baja.
Especies frutales exóticas caducas como duraznos, manzanas, peras, nogales van a ser plantadas escalonadas en la pendiente, alternadas con los árboles nativos perennes.
Algunos cítricos también irán mezclándose, y elegimos dejar flexible el diseño en cuanto a especies y cantidades, para poder ir integrando los nuevos saberes que traigan los diferentes talleristas que vamos a invitar a participar del programa de aprendizaje.

Queremos integrar plantas aromáticas y medicinales al sistema, de modo que hayan arbustos y plantas que ocupen los espacios entre los árboles y cubran el suelo, generando biomasa y aportando nutrientes.

Planificamos el programa educativo «Aprender Haciendo» un programa estacional de jornadas participativas de aprendizaje de Permacultura aplicada en torno al desarrollo del monte comestible.

En verano se realizan los primeros manejos de los parches de bosque nativo, retirando especies invasivas; se enfoca en la implementación del diseño hidrológico con jornadas de aprendizaje voluntarias realizando mejoras en el sistema de almacenamiento y reciclaje de agua existente, para cosechar, reciclar y almacenar el agua y poder irrigar por pendiente el futuro bosque. Se trabaja en la regeneración del suelo.

En otoño, en jornadas de aprendizaje, se sigue preparando el suelo y se ubican y abonan pozos para futuros árboles. También se realiza la construcción de un vivero para asegurar la generación continua de árboles y plantas dentro del sistema, almacenar semillas y preservar la diversidad genética.
En las jornadas de invierno se reproducen plantas de interés en vivero y se realizan jornadas abiertas de plantación de árboles con voluntarios.

En la última etapa del proyecto, en primavera, cerrando el proceso de implementación/capacitación, se celebra otro día de intercambio y plantación masiva de árboles abierto al público general, convocando a vecinos y personas afines, continuando con el desarrollo de redes locales y temáticas.

Al finalizar el ciclo anual, se realiza una evaluación participativa y se visualiza la forma de seguir adelante articulando con las redes locales y participantes de las actividades del proyecto.

A partir de este proyecto, en DomoTortuga, queda implementado el inicio de un sistema agroforestal a escala familiar, que irá creciendo y desarrollándose con el tiempo, contando con un manejo y mantenimiento apropiados, integrados a las dinámicas y actividades de DomoTortuga y la comunidad Mborayú.

Además de ser demostrativo y base de actividades de experimentación y capacitación, con el tiempo producirá alimentos diversos, plantas medicinales, fibras, maderas, semillas, a la vez que genera aprendizaje e inspiración para intercambiar y compartir en la localidad y visitantes, aportando a la comprensión de un enfoque basado en los ecosistemas.

Si bien el foco del programa educativo es el monte comestible, el sistema es parte y está integrado en un sistema mayor, con diseño permacultural, que da el marco al programa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.